Join 82,767 users already on read.cash

Criptomonedas, dinero sin fronteras!

0 15
Avatar for CryptoSpanish
Written by   6
1 year ago

Contrario a la comercialización ruidosa de los tipos no técnicos, que utilizan la palabra virtual para referirse a algo similar al plano astral, la criptomoneda no ha manifestado una desfiscalización del capital. Sin embargo ciertamente se pueden hacer copias de seguridad, las claves privadas todavía se mantienen en discos duros individuales.

En lugar de violar de algún modo la ley física, la criptomoneda ha hecho posible la falta de socialización del capital a través de la difusión de responsabilidad lo suficientemente grande que los lazos fiduciarios ya no necesitan ser personales. Es imposible tener cualquier relación humana con el enjambre de mineros anónimos que se mantienen en la red. Esta falta de relación es simétrica; los mineros tienen una relación similarmente difusa con los usuarios que no son mineros.

No hay precedente histórico para este desarrollo. La seguridad monetaria en épocas anteriores, involucraba el riesgo necesario de la contraparte en forma de bancos dignos de confianza, jurisdicciones legales, servicios de seguridad, cambiadores de dinero, etc. La criptomoneda ahora ha cambiado la necesidad de seguridad a algo sencillo como ocultar un solo disco duro contenido en una billetera Bitcoin. Los contenidos del disco duro son ambiguos a simple vista. Tal dispositivo minúsculo puede contener una cantidad de recursos que previamente pudieran ser a lo lejos más obvios para los ladrones y costos de transporte.

Entonces, ¿Cuáles son los efectos de difundir los lazos fiduciarios y compresión de los tesoros acumulados? El capital líquido es simultáneamente más fácil de archivar y mover libremente entre jurisdicciones. Ahora es posible colocar los ahorros de una familia en un disco duro o trasmitirlos a través de internet. Si esto todavía continua siendo incomodo, es posible memorizar una frase semilla que puede ser usada para generar la clave de acceso a la billetera o usar un método estenográfico como para destacar en un libro. No importa que tan agresivo sea el margen del servicio de seguridad.  Es imposible buscar exhaustivamente dispositivos de seguridad sin ir disminuyendo el lugar de migración hasta el punto en que el país este efectivamente cerrado al mundo exterior.

Si bien, la censura y vigilancia de internet estatales o privadas es una amenaza para la criptomoneda, tales medidas solo podrían limitar los efectos de red en los países afectados por tal censura. Para un poder no hegemónico, el límite de la efectividad de dicha censura sería eliminar la utilidad de la moneda solo dentro del territorio de ese poder. Esto causaría que el protocolo de moneda se desconectara. Mejor dicho, limitaría la moneda a sneakernet comprimiendo formas de capital difíciles de manejar para facilitar el proceso de contrabando. Seguro, la liquidez de capital es limitada por el grado de vigilancia financiera dentro del estado. Simplemente vendiendo bienes e irse con el efectivo no es factible si la venta de la propiedad es detectada por la policía local, y esta misma fuerza policial o sus aliados son capaces de detener al vendedor en la frontera. No importa que tan bien este oculta la moneda – en disco duro o billetes – la propia venta puede justificar los servicios de seguridad. Pudiese lograrse mediante la vigilancia tradicional o un método contemporáneo novedoso como el sistema de crédito social de China, la prohibición efectiva del escape de capitales es la misma.

Un poder hegemónico como Estados Unidos podría hacer mucho más: sustancialmente es más probable que la censura de protocolo directo sea una estrategia de censura indirecta a través de una vía de ataque de fungibilidad. En un ataque de fungibilidad, un actor poderoso que tiene control suficiente de la infraestructura crítica como los intercambios rechaza el servicio a cualquier dirección que interactúe directa o indirectamente en la cadena con algún objetivo, "evitando" sus direcciones. Los terceros estarían fuertemente incentivados para evitar cualquier interacción financiera con la subred rechazada. La parte rechazada estaría significativamente aislada, incluso paralizada financieramente, a pesar de que técnicamente todavía estaba en cadena. En efecto, esto realmente está sucediendo. Basado en fuentes informativas, Palladium informa que Coinbase ha utilizado ataques de fungibilidad limitados y rudimentarios contra grupos políticos controvertidos, colocando en una lista negra sus direcciones y prohibiendo las cuentas que interactúan con ellos. Coinbase no respondió a una solicitud de comentarios. Esta técnica podría escalar fácilmente para convertirse en un completo ataque de fungibilidad en alguna subred, si Coinbase u otra infraestructura central enfrentaran suficiente presión política.

La posibilidad en vivo de un ataque de fungibilidad incentiva a los actores políticos que desean controlar los flujos financieros basados en blockchain para producir o ganar influencia sobre los servicios monopolísticos que se pueden usar en este tipo de estrategia de evasión, y oponerse al desarrollo y proliferación de tecnologías de privacidad que oscurecería las interacciones.

Apartando esta posibilidad, la mayoría de los países no tienen el nivel de poder leve para llevar a cabo ataques de fungibilidad, y los desarrollos futuros en la fungibilidad de monedas puede ser posible el ataque obsoleto; entonces, en la mayoría de los países, las criptomonedas son efectivamente sin censura.

Este nuevo mercado asocial también cambia la naturaleza de la migración misma. La compresión de la riqueza física y la evasión de los controles de capital hacen que la migración con capital sea mucho más fácil. En épocas anteriores a sistemas de telecomunicaciones efectivos o administración no local, por ejemplo, la capacidad del Imperio Británico de mantener un grado de seguimiento razonable de crédito no local en sus colonias antes de la proliferación de redes telegráficas, migrando a un nuevo lugar, y usualmente a un nuevo protocolo de entorno social que era equivalente a todo lo que no podía llevarse personalmente. El ejemplo familiar de la Odisea ilustra las dificultades potenciales de confiar incluso en nuestro conyugue luego de irse a la guerra, un escenario no muy diferente al de otras migraciones riesgosas en un período pre-global. Es posible imaginar una narrativa similar acerca de las desgracias de un trabajador ferroviario chino en el oeste americano.

Un protocolo de coordinación social es un conjunto de relaciones sociales donde las acciones previas se pueden interpretar de manera creíble, positiva o negativamente, y que se pueden resumir como el equilibrio del capital social de uno. Esta definición es suficientemente general para considerar la varianza de los tipos de capital. Si bien algunos tipos de capital son aceptados entre múltiples protocolos de comunicación, incluso la clásica casi universalidad del oro u otras rocas brillantes difícilmente serían valiosa, excepto como una curiosidad para los inuit precolonizados, por ejemplo, que no la usaban. Obviamente, si un tipo de capital es en gran medida de naturaleza simbólica: certificación educativa, capital monetario, estatus étnico o religioso, rango en una organización específica, debe ser reconocido por un protocolo de coordinación separado para ser importado. Esta necesidad de reconocimiento es parcialmente evitada por libros contables distribuidos como blockchain. Mientras que el protocolo de una criptomoneda es el mismo en todas partes, solo ciertos activos pueden comprimirse en un formato que el libro mayor pueda reconocer. Actualmente, esto se limita principalmente al equivalente digital de joyas brillantes: la criptomoneda. Sin embargo, las implicaciones, tanto las criptomonedas como las formas más complicadas de capital simbólico transnacional digitalizado, no deben subestimarse.

En el período anterior a las telecomunicaciones, los activos simbólicos estaban fundamentalmente ligados a la posición social, y la sociedad interpretó que la posición social estaba ligada en la ubicación geográfica de industrias específicas. No importa que tan alta sea la integridad del protocolo de coordinación nativo, sin negociar directamente consigo mismo, las preocupaciones inmediatas de los actores actuales tienen prioridad y desplazan la memoria de los difuntos como los pretendientes de Penélope Por su naturaleza abstracta, un protocolo de criptomoneda descentralizado no es una sociedad en sí mismo. Todavía, puede facilitarse las transiciones entre sociedades produciendo un medio de intercambio mutuamente interpretable entre ellas que no privilegia asimétricamente a ninguna de las partes en la transacción. Para entender la dificultad del movimiento el capital entre protocolos de coordinación separados en un contexto previo a las telecomunicaciones, es importante recordar que los esfuerzos de colonización de los imperios europeos y la flota del tesoro de los Ming eran, en efecto, sociedades separadas. Con algunas excepciones (la indiferencia frecuente de la Compañía Británica de las Indias Orientales por el comando de la Corona y las rebeliones en Estados Unidos, Haití, Gran Colombia y otros lugares son las más obvias), los proyectos de esta clase se aliaron e identificaron con su patria, pero se les exigió que actuaran de forma original, debido a la falta de infraestructura de comando y control no local.

La participación en cualquiera de estas sociedades coloniales fue motivada por intercambio, donde el trauma desarraigado de un contexto autóctono fue superado por la oportunidad en el extranjero. Solo aquellos que poseían una propiedad en estas expediciones podrían trasladar una cantidad sustancial de su capital al nuevo mundo, y solo aquellos que estuvieron físicamente presentes en el nuevo mundo podrían esperar retornos dentro de los primeros años de asentamiento. La mayoría de esos retornos provendrían de la capacidad de extraer mano de obra como un rey de facto que normalmente del voto como gobernador de madre patria. Ninguno de los comandantes estaba haciendo apuestas seguras, sino que escogió la potencial fortuna y gloria de una nueva conquista más segura pero decepcionante vida en el país de origen como un segundo hijo, un plebeyo o de otra manera, un alma políticamente inconsecuente. En el caso del Imperio español, quizás la principal motivación para los conquistadores no eclesiásticos fue la adquisición de oro y plata, de modo que pudieran comprar el estatus en su protocolo de coordinación de origen de la Iberia católica.

Este detalle revela algo crítico: la apuesta colonial se basa en el supuesto de que es posible producir una cabeza de playa como una sociedad separada tanto de la patria como de las sociedades que ya pueden habitar un territorio. El colono se beneficia empleando la fuerza y el capital de la madre patria, a menudo como un monopolio que actúa en interés de la madre patria y explotando los recursos naturales y humanos del territorio colonizado.

Un patrón relacionado pero distinto para el colono se encuentra en el inmigrante motivado económicamente, o en el refugiado con mentalidad de seguridad, que abandona la patria por un futuro más brillante en un protocolo de coordinación menos opresivo. El incentivo puede ser positivo o negativo, pero debe superar el riesgo de atomización temporal o, mejor aún, una reducción de la posición social nativa de uno a vínculos familiares, étnicos o religiosos. El arquetípico taxista del sur de Asia con un doctorado. No emigró pensando que iba a poder usar su doctorado en un nuevo contexto. Más bien, la posibilidad ir moviendo la línea familiar a un nuevo protocolo de coordinación con una mayor movilidad social ascendente es una gran motivación por sí sola. Los inmigrantes simplemente viajan tras un gradiente de incentivos hacia un entorno donde pueden expresar su voluntad de vivir bajo los mejores términos disponibles.

La diferencia central entre el gambito del colono y el gambito del inmigrante es que mientras el colono procura pasar del núcleo de un protocolo a la periferia para arbitrar una posición más ventajosa, el inmigrante simplemente busca vender mano de obra a un precio más alto, ambos en valor monetario y en calidad de vida, típicamente acercándose al núcleo de un protocolo asignado. El colonial se mueve hacia la frontera del imperio, el inmigrante hacia la capital. Solo unas pocas naciones, la República Popular de China más exitosa entre ellas, aunque también se podrían contar algunos tipos de servicio militar-industrial de los Estados Unidos, aún brindan incentivos adecuados para las estrategias de arbitraje colonial entre protocolos de coordinación competidores. Esto se debe principalmente al dominio económico y cultural de la anglosfera posterior a la Guerra Fría. El protocolo de coordinación de la anglosfera posterior a la Guerra Fría tiene el nombre común de "globalismo". El globalismo es el mejor pensamiento  de una implicación económica del liberalismo puro, y sugiere que el mundo debería estar unificado dentro de un solo mercado común. La política económica globalista, si no se contrarresta internamente a un estado dado por una política religiosa, cultural o científica separada, hace que el estado degenere rápidamente en consumismo. El discurso de Arthur Jensen de la película La Red en 1974  lo explica bastante bien:

¿Me estoy comunicando con usted, señor Beale? Te levantas en tu pequeña pantalla de veintiun pulgadas y gritas sobre Estados Unidos y la democracia. No hay Estados Unidos No hay democracia. Solo hay IBM, ITT, AT&T y DuPont, Dow, Union Carbide y Exxon. Esas son las naciones del mundo de hoy. ¿De qué crees que hablan los rusos en sus consejos de estado, Karl Marx? Sacan sus gráficos de programación lineal, teorías de decisión estadística, soluciones de minimax y calculan las probabilidades de costo-precio de sus transacciones e inversiones, tal como nosotros lo hacemos. Ya no vivimos en un mundo de naciones e ideologías, Sr. Beale. El mundo es un collage de corporaciones, inexorablemente determinado por estatutos inmutables de negocios. El mundo es un negocio, Sr. Beale. Ha sido desde que el hombre salió del lodo. Y nuestros hijos vivirán, Sr. Beale, para ver ese ... mundo perfecto ... en el que no hay guerra ni hambre, opresión o brutalidad. Una gran y ecuménica participación de compañías, para la que todos los hombres trabajarán para obtener un beneficio común, en la que todos los hombres tendrán una parte de las acciones. Todas las necesidades provistas, todas las ansiedades tranquilizadas, todo lo aburrido divertido. Y lo he elegido, Sr. Beale, para predicar este evangelio.

Si bien era entendible que un estadounidense despreciara de este tipo de pensamiento, desde una perspectiva más internacional que acababa de ver los terrores de la guerra ideológica del siglo XX más cerca, la estabilidad y el aburrimiento del consumismo superaron la violencia física y psíquica que había consumido generaciones enteras. Ciertamente hay un atractivo utilitario negativo en la libertad frente a la guerra, el hambre, la opresión y la brutalidad. Después de todo, la Primera Guerra Mundial causó la muerte de millones de personas por los protocolos de coordinación completamente abstractos y no materialmente fundamentados de estados-nación, algunos de los cuales tenían menos de un siglo de antigüedad, en los casos de Italia y Alemania. Incluso los franceses solo existieron como un estado-nación propiamente después de levee en masse durante las guerras de la república.

Aunque el curso económico de la globalización y las ideologías que la sustentando son correctamente entendidos como una reducción de los costos de transacción debido a los desarrollos en las tecnologías de transporte y comunicación, los políticos y los efectos económicos,  de estas tecnologías derivaron del balance de poder en el momento introducción de la tecnología. Los estados ya industrializados utilizaron el poder petrolero y las telecomunicaciones con mucha más eficacia que los estados sin una base industrial. El Imperio Británico utilizó esta asimetría industrial con gran efecto hasta la Segunda Guerra Mundial. Estados Unidos superó incluso al Imperio Británico al mantener una ventaja comparativa en la segunda mitad del siglo XX. Le faltaba una competencia industrial significativa después de que la Segunda Guerra Mundial consumiendo las bases industriales de otras grandes potencias. Hubo, por supuesto, la excepción parcial de la Unión Soviética, cuya gran magnitud le había permitido sobrevivir a la guerra como un poder independiente a pesar de las pérdidas humanas y materiales sin precedentes. Esta posición estadounidense de ventaja comparativa se mantuvo, ya que Japón fue, y continúa siendo, efectivamente un protector estadounidense, y ninguna de las potencias imperiales de Europa que con anterioridad influían globalmente en el mundo mantuvo el control directo sobre sus propias colonias. La Comunidad de antiguas colonias británicas se convirtió efectivamente en parte de la alianza angloamericana. De las antiguas colonias, solo India y China presentaron potencias globales potenciales, y solo China se convirtió en un contendiente potencial a la hegemonía estadounidense después del colapso de la Unión Soviética.

La globalización no aplastó al mundo. El establecimiento de clases medias limitadas en varias naciones anteriormente colonizadas representa una ganancia absoluta en la calidad de vida, pero no una ganancia comparativa en el poder geopolítico. El derecho de nacimiento nacional continúa determinando gran parte de la suerte en la vida. Lo que pasó fue que aquellos con suficiente riqueza podían salir de su posición nativa adquiriendo acceso a protocolos extranjeros. Uno puede lograr esto ya sea a través del dinero, o mediante el rechazo de su estado natal como antiglobalista eligiendo trabajar para actores globalistas, por ejemplo, como traductor militar en la guerra estadounidense-afgana, o vendiendo una historia de escape frente a unas de las naciones, Irán, Corea del Norte, etc., que se ha negado a convertirse en globalista. Uno solo tiene que pasear por Oxford o Stanford por pocos minutos para ver a los niños de plutócratas extranjeros que asisten a prestigiosas escuelas, tomando lo que en realidad son los exámenes de servicio público de una potencia extranjera. Estos niños hablan inglés como lengua franca, mientras que los nativos buscan un poco de beneficio de su afortunado primer idioma. Uno puede caminar fácilmente por la biblioteca de un aeropuerto y ver la ruina de los refugiados pornográficos.

Si bien el acceso al protocolo globalista se puede comprar, el diploma u otra narrativa de integración es una prueba clave de trabajo para el acceso. La certificación como requisito para la movilidad social en el super-protocolo del globalismo ha tenido el efecto de grandes concentraciones de capital social gastado en los protocolos de coordinación individual más modernos y, por lo tanto, menos adaptables localmente. Por esa concentración en la instrumentalidad convergente, todos los demás protocolos de coordinación se agotan. En lugar de aplanando al mundo en un mercado posnacional, el globalismo simplemente concentró la coordinación en unos pocos esquemas de pirámides imperiales. Como un ejemplo de esta dinámica, en las ciudades de segundo nivel en el Medio Oeste de los Estados Unidos, las personas con mayor inclinación escolar emigran a las ciudades de primer nivel para la universidad, dejando atrás a sus compañeros. La presión financiera de las ciudades de primer nivel lleva a una migración desesperada de algunos de los colegiados que regresan a sus estados de origen. Algunos que sienten un sentido de responsabilidad hacia su tierra natal los siguen, pero la mayoría de los que encuentran el éxito en las ciudades de primer nivel permanecen. El resto del imperio se considera un país de paso elevado. Este tipo de ejemplo es menor en comparación con el caso hipotético de un lagosiano que emigró a la universidad Cambridge y consiguió un trabajo en Lloyd's de Londres, pero sirve para ilustrar que dicha dinámica existe dentro de las naciones del "primer mundo", no solo en la interacción de naciones "desarrolladas" y "subdesarrolladas".

El surgimiento de la República Popular China como un partido de estado modernista simplemente incrementa el número de protocolos de coordinación globalmente relevantes a dos, con Rusia y Arabia Saudita como estrategias híbridas parcialmente globalistas y parcialmente nacionalistas que luchan por la soberanía interna dentro del globalismo al cruzar el liberalismo económico con du jure o una monarquía tradicionalista de facto. Si bien Rusia es mucho más plausiblemente capaz de establecer un nuevo protocolo de coordinación internacional que Arabia Saudita, ninguno de ellos es lo suficientemente fuerte como para desarrollar un protocolo de coordinación internacional completamente nuevo y, en cambio, ambos intentan aprovechar la inmensa fungibilidad del globalismo angloamericano comprar legitimidad dentro de ella en la venta de fuego del declive del liberalismo.

El negocio del globalismo podría actualmente realizarse si una criptomoneda apropiadamente descentralizada se convirtiera en una moneda de reserva dominante.

Primero, el caso de la adopción formal a nivel estatal. Si se practica un protocolo de divisas independientemente de la ubicación geográfica, el valor de uso de otras monedas es disminuido. La política monetaria internacional ha sido un juego de dominación y sumisión desde su comienzo, tal vez el más recientemente testimonio por la devaluación intencional del Yuan, o la estrategia estadounidense de asegurar que el dólar estadounidense se convierta en una moneda de reserva global en Bretton Woods antes de abandonar finalmente el estándar de oro bajo Nixon. Con una moneda global que no puede ser capturada por ningún sistema político específico, estos juegos ya no son métodos tan atractivos para ganar dominio en un sistema internacional, permitiendo el potencial de la simple generatividad sobre el control del marco como una estrategia geopolítica efectiva, al menos al margen. Irónicamente, si el mundo estuviera realmente unido por la opcionalidad convergente de una moneda única, los medios para adquirir esa moneda divergirían y se especializarían localmente. Los actores económicos tendrían incentivos sustanciales para competir de acuerdo con la ventaja local comparativa. Estamos seguros que el mundo no es plano, pero al seguir produciendo el protocolo económico que fue pseudo-implementado en la década de 1990, la desigual geografía física y económica del planeta finalmente puede volverse más estratégicamente relevante que la imposición de la geografía política.

En el caso de la adopción informal, el efecto principal es que inmigrar no tiene que significar comenzar desde cero tanto como lo hace ahora. Por lo tanto, la gente emigrará con mucho mejor tiempo. La posible aniquilación de las industrias o la vida de uno suele ser una motivación suficiente para desarraigar, pero si una criptomoneda disminuye significativamente los costos de oportunidad para la liquidación y la reinversión, menos inmigrantes potenciales exitosos sucumbirán a la falacia de los costos que se fueron a pique y serán víctimas de desastres en casa. Señales menos severas desencadenarán una salida. Para un ejemplo extremo, la restricción inicial de los judíos de la vida pública y profesional en Alemania entre 1933 y 1936 podría desencadenar un vuelo masivo, en lugar de nuestra propia historia en la que una población sustancial esperaba huir hasta 1938, cuando los pasaportes de la población judía fueron declarados inválidos y de movimiento restringido, y se hizo demasiado tarde para huir.

La adopción masiva de la criptomoneda produciría un retorno a la norma pre moderna de una clase mercantil nómada considerable, desarrollada por primera vez con el uso del oro estándar en la época de Croesus. Sin embargo, estas clases nómadas no solo incluirán a aquellos que practicantes de la profesión del capitalista o caravanero, sino también a aquellos que estén orientados hacia la mano de obra calificada que tenga un rango de utilidad geográfica razonablemente grande. Uno puede imaginar un gremio de electricistas itinerantes o plomeros que almacenan recursos e invierten en un fondo de índice de criptomonedas, deambulando de un país a otro a medida que el trabajo está disponible. Con el bajo costo de la reinversión, el costo de la reubicación también es lo suficientemente bajo como para que sea menos necesario que los inmigrantes echen raíces permanentemente como vimos durante la era de los citadinos chinos y los pequeños italianos,  a menos que practiquen intercambios o se encuentren en etapas, un ciclo de vida que demanda un comportamiento adecuado.

Para que estas poblaciones de nómadas digitales se conviertan en culturas con una identidad grupal significativa en lugar de bases de usuarios sin ser correlacionados de un producto de software dado en el peor de los casos o subculturas juveniles en el mejor de los casos, deben crear normas para criar a sus niños. Esto requerirá alguna manera de reproducirse endogámicamente, lo que requiere el apoyo de la comunidad tanto para ir manteniendo las normas culturales como para identificar posibles parejas endogámicas. Fuera de la endogamia, estas poblaciones no podrán construir capital cultural como identidad grupal, ni podrán construir protocolos sociales especializados para su estilo de vida. Lo más probable es que una parte sustancial del estilo de vida nómada digital colapsará en una vida arraigada normal en el momento de la reproducción, donde una persona joven ha viajado por el mundo almacenando recursos financieros pero finalmente no tiene hijos sin al menos renunciar temporalmente a su estilo de vida y sin salir de su subcultura.

Cuando interactuamos con las poblaciones asentadas, las clases nómadas tradicionales se han limitado a la mano de obra contratada por un negocio local, el arbitraje mercantil o la extracción agresiva de recursos. Sin embargo, dadas las tecnologías de comunicación del siglo XXI, esta clase nómada hipotética tendrá acceso a estrategias económicas disociadas espacialmente. El trabajo de un agente de bolsa competente, un ingeniero de software u otro manipulador de información profesional depende de la habilidad de captar y analizar una abstracción. Dichas habilidades se ven obstaculizadas por la necesidad de vivir en material específico y realidad social. Las versiones más exitosas de esta clase probablemente serán las versiones reales de su actualidad: el "nómada digital". Al parecer vale la pena mencionar otros tipos de manipuladores de información que no dependen tanto de la abstracción como de la emoción: los estafadores.

Dados los probables estilos de vida similares de los nómadas digitales criminales y técnicamente turísticos, es posible que esta clase nómada eventualmente se vuelva hostil a los protocolos de coordinación arraigados que buscan limitar el comportamiento percibido como parásito por los residentes locales. Esta enemistad mutua también representa extrañamente una oportunidad mutua, ya que el patrimonio neto de estos nómadas digitales no tendría la visibilidad o el límite necesarios. Esto podría conducir a protocolos de coordinación arraigados que poseen un deseo simultáneo de atraerlos y venderlos, así como de evitar que extraigan recursos de la propia localidad. Una versión mucho menos poblada de este tipo de dinámica ya se ha arraigado en las economías turísticas del sur-este asiático, así como una versión aún menos poblada con la llegada del negociador del jetset en la posguerra inmediata. Un ejemplo interesante del contexto del sudeste asiático es la probable política intencional del gobierno de la ciudad de Bangkok de asegurar que el nexo de mochileros de Khao San Road no esté conectado a la red principal de transporte público de la gran ciudad. Esto ha llevado a que gran parte de la población nómada occidental que llega a Tailandia esté relativamente aislada de la vida económica localmente relevante de la ciudad. Es probable que se desarrolle una optimización implícita o explícita similar contra la imposición de nómadas digitales que se niegan a integrarse en la coordinación local en otros contextos.

La coordinación no local ha sido parte de la civilización humana desde que las primeras culturas hicieron contacto físico. La diferencia esta vez es que el código no conoce otra cultura que no sea la suya, y puede ser tan consistente como la física. Las palabras clave del lenguaje de programación C pueden derivarse del inglés, pero el software funciona igual en todas partes. Y con internet, estas herramientas son lo suficientemente difusas como para que la no localidad tenga el potencial de forjar una posición de influencia igual o mayor en comparación con la centralización en la civilización humana. El tiempo lo dirá, siempre que estas perspectivas atraigan a alguien que no sea comercializador.

 Análisis

El mundo de las criptomonedas ha revolucionado de gran manera a la sociedad actual, causando impacto hasta en los usuarios más actualizados en el mundo tecnológico. La restricción y supervisión rigurosa del medio informático ciertamente es enemigo de las criptomoneda, mas sin embargo, la sociedad esta consiente que esta condición no es definitiva, pues, a medida que pasa el tiempo, la libertad financiera deja de ser una falacia para convertirse en una realidad palpable. La idea de una moneda descentralizada realmente ha nacido de la necesidad de un nuevo mundo.

1
$ 0.10
$ 0.10 from @SofiaCBCH
Avatar for CryptoSpanish
Written by   6
1 year ago
Enjoyed this article?  Earn Bitcoin Cash by sharing it! Explain
...and you will also help the author collect more tips.

Comments